domingo, 21 de noviembre de 2021

Por qué no me gusta mirar a qué se dedica una empresa cuando la compro

Esto que voy a contar sonará a blasfemia para los Value y, quizá para la mayoría de inversores, pero a mí me gusta comprar acciones sin saber a qué se dedica la empresa en cuestión.


Yo soy un tira rayas, un especulador que, después de muchos años de darle a esto y de probar casi todo lo que hay, he ido quitando cada vez mas cosas y, al final, he llegado a la conclusión de que lo único que importa es que la raya suba.

El por qué lo hace se lo dejo a los demás que seguro tienen mil y una explicaciones y análisis.

La navaja de Ockham, simplificar, la belleza de lo minimalista: la raya sube, yo gano pasta, la raya no sube yo no gano pasta. Todo lo demás me sobra. Si quiero leer ciencia ficción, le echo un ojo al Expansión y si me quiero entretener un rato y reírme, me paso por twitter.

En fin, que canda uno tiene sus métodos y yo estoy contento con los míos. Paso de pontificar para que la gente se me enfade. Cada uno tiene derecho a perder su dinero como quiera. Faltaría más.


Total, que un día estaba yo mirando a ver en que nuevas acciones podía comprar cuando apareció ante mí esta oportunidad



Vaya, qué buena pinta. Una subida al máximo histórico seguida de una consolidación, muy ordenadita y poco profunda, acercándose a la legendaria y muy alcista Media de 30 semanas. Vaya chollo.

Me estaba llamando a gritos con un cartelito de "aquí lo mismo se regala dinero", así que la metí en mi lista de candidatas y pasé al gráfico diario, para afinar el momento de la entrada.



Y entonces fue cuando utilicé mi arma más temible, el fruto de años de estudio, mi recurso mejor guardado, mi más innovadora y ultra secreta técnica de Trading: 

Dibujé una línea de tendencia. 


Por favor, esto no lo divulguéis, no vaya a ser que empiece a usarlo todo el mundo y deje de funcionar.

Ya sé que revelando esto, seguramente jamás me llamen para dar charlas en la Value School o en el Spring Quant Summit 2022, pero es lo que uso. Y funciona. Por eso lo uso.


Total que, una vez que el precio rompió al alza esa línea de tendencia, el 11 de Octubre, realicé la operación que muestro en el gráfico y abrí una posición a 405,98 con un stop inicial en 378.

Sí, aunque el precio rompió la línea unos días antes, tardé en hacer la entrada. No hay ningún motivo técnico. Lo que pasa es que suelo revisar las cosas los fines de semana porque entre semana no tengo mucho tiempo. Así que me di cuenta de que había roto un sábado y abrí la operación al lunes siguiente. Trading real en el mundo real de tío que trabaja, viaja, tiene niños y esas cosas.


Y hasta aquí todo normal, solo era una posición más de las muchas que abro.

El problema vino después cuando revisando un día las posiciones abiertas, me di cuenta de que esta posición era....Coca Cola.

Vamos no me jodas. 

Yo, que lo que busco son acciones que crezcan mucho y rápido, me había comprado una Blue Chip de esas, como un lector de cartas de Buffet cualquiera, como un dividendero pachón en busca de su Independencia Financiera, como uno de esos que compra cosas en el IBEX y hace un DCA en una Cartera Permanente.

¿Cómo podía haberme pasado esto a mí? ¿Qué iban a decir mis amistades?

Claro, por no mirar nunca lo que compro y solo hacerle caso a las rayas. Si es que como siga así cualquier día termino comprándome unas cryptos. 


Total que entonces hice lo peor que puede hacer un especulador, pensar.

Y, ¿qué pensé? 

Pues pensé que Coca Cola es ya una empresa muy grande, con un modelo de negocio nada innovador, muy lejos de ser una tecnológica de rápido crecimiento y que iba a ser una inversión muy lenta y poco rentable. 

Así que, decidí salirme en cuanto pudiera para no dejar mi dinero ahí enterrado durante mucho tiempo, para poder usarlo en otras operaciones con más potencial de rentabilidad.


Esperé y, unos días después, en cuanto pude, el 3 de Noviembre, me salí al mismo precio que había entrado



Uf menos mal, vaya error que había cometido. Menos mal que pude salirme a tiempo.

O eso creía.


Días después me di cuenta de que el error no había sido el entrar solo mirando las rayas, sino el mirar que empresa era y el tomar decisiones segadas desatendiendo lo que me decían las rayas.


Y aquí tenemos a Coca Cola ahora mismo. La Blue Chip que vendí porque creí que no podía crecer rápido porque, aunque las rayas pintaran bien, era CocaCola.






Lección aprendida.

Menos pensar y mas hacerle caso al gráfico.



2 comentarios:

  1. Maravilloso. Mis 10 por contarlo tan bien, y por contar las cosas como son, sin mas.

    Otro pinta rallas, aunque aun sin la solidez de creer en ellas al cien por cien, aunque al final es lo único que hay.

    ResponderEliminar
  2. La coca cola de buffet es KO. COKE es una embotelladora

    ResponderEliminar